Perfeccionalidad imperfecta.

No siempre es perceptible, y hay veces que la mismísima intermitente luz lunar enseña su rostro en ella. Mi diminuto cerebro en fase beta y yo no somos capaces de deslumbrar la enorme singularidad que nos crea tal perspectiva. Otras veces, digámosle la entidad se refleja pacífica e insignificante, como cuando los abundantes prados se alzan en su juventud e inocencia criando dentro de si pequeños brotes coloridos y muy aromáticos que acercan a la multitud primaveral. Otra secuencia nos ilustra aquel movimiento inacabable que ese objeto recorre por en medio del mundo devolviendo a la tierra el infame recibimiento dado durante toda la época de calor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s